A todos los que nos gusta hacer fotos, nos concentramos en ese momento único en el que pulsamos el disparador, sujetando la cámara cueste lo que cueste. No importa que tengamos las manos ocupadas con más cachivaches o que estemos leyendo el periódico, siempre tendremos la boca como soporte auxiliar. Para todos estos fotógrafos habilidosos, aquí va mi pequeño homenaje.