Hace más de un año, esta fotografía de Frans Lanting, publicada en National Geographic, causó bastante revuelvo, ya que muchos dijeron que el fotógrafo había usado Photoshop para conseguir ese aspecto tan irreal, cuando en realidad Frans Lanting se valió de su habilidad y de esperar a la hora justa para que el sol iluminara la parte que le interesaba.

Namib Naukluft Park, por Frans Lanting

Namib Naukluft Park, por Frans Lanting

Esto, a parte de demostrar que la realidad siempre supera a la ficción, también nos da una idea de lo importante que es esperar por la luz ideal, ya sea unas horas o días. Las fotos símplemente mejoran tanto que es imposible igualarlo con el post-procesado.

Tan solo hay que mirar otras fotos en Google Images del Parque Natural de Namib-Naukluft, en Namibia, para darse cuenta de ello.

Lo más importante para pintar con luz, es, por supuesto, la luz.