Como blogger de viajes y fotógrafo, en estos últimos años he participado en unos cuantos blogtrips o viaje de bloggers, organizados para dar a conocer una región o producto turístico, y muchas veces me encuentro con los mismos problemas que una buena planificación los solucionaría y haría mucho más provechoso el blogtrip. Aquí está una lista de algunos de estos problemas:

  1. Asegurar el WiFi. En muchos hoteles dicen que tienen WiFi, pero a la hora de la verdad va tan lento que es inútil. Asegurarse que los hoteles que visiten los bloggers tengan WiFi funcionando a velocidad adecuada, asegura que puedan trabajar en el hotel y que lo puedan promocionar en las redes sociales. Sin WiFi, muchos twits y fotos de instagram se quedan sin subir si no hay cobertura 3G. En los restaurantes, es recomendable que también haya WiFi. En los lugares a visitar, si no tienen cobertura 3G, es interesante averiguar si tienen alguna red propia que se pueda usar durante la visita. Incluso es posible que el organizador lleve MiFi´s con un par de compañías diferente, y así lo puedan usar los bloggers si no les funciona su compañía.
  2. Cobertura de móvil. Hay muchos lugares maravillosos para visitar en lugares sin cobertura para móvil, y lo que no deja de ser un detalle para el viajero, para el blogger puede ser una pesadilla, sobre todo si no consigue cobertura durante todo el día. Esto ocurre sobre todo en lugares de montaña, por lo que estaría bien planear pequeñas paradas en lugares con WiFi o 3G para subir información sobre los lugares visitados. De nuevo es posible usar Mifi, sobre todo en destinos fuera del país original del blogger, donde no pueda usar su conexión de datos.

    Bloggers en medio del campo usando el móvil

    Siempre conectados

  3. Conexión eléctrica. Entre móviles, cámaras, portátiles y demás cachivaches eléctricos, los bloggers somos unos auténticos vampiros de electricidad, por lo que es conveniente que haya electricidad durante toda la noche en el alojamiento para recargar las baterías, y en la parada a mediodía enchufes disponibles para cargar los smartphones, que no duran el día completo con el uso intensivo que le damos. Llevar una regleta siempre es buena idea.
  4. Gestionar los permisos para fotos y vídeos. La labor del blogger de viajes es promocionar los destinos turísticos visitados, y la mejor manera para ello es a través de fotos y vídeos, que es lo que atrae la atención del lector para que lea el artículo. Por ello, es imprescindible gestionar todos los permisos antes de comenzar el blogtrip para poder hacer fotos y vídeos en el mayor número de lugares posibles. También preguntar por el uso del trípode en interiores, que a veces puede ser muy útil.
  5. Hacer un programa pensando en el multimedia. A veces, ante las ganas de mostrar lo máximo posible de una zona, se incluyen muchas actividades en el programa, y al final no hay tiempo suficiente para hacerlas todas o se llega tarde a muchas de ellas. Hay que tener en cuenta que los bloggers tardamos bastante más de lo normal en hacer una visita si tenemos libertad para hacer fotos y vídeos. Si la visita es guiada, está bien estimar un 50% más de tiempo al recorrido normal, sobre todo si se graba vídeo. Si es una visita a un entorno natural, ahí el tiempo se puede multiplicar dependiendo de la hora del día (amanecer, atardecer, …), el entorno (cascadas, ríos, …) y de la libertad creativa. Por poner un ejemplo, en mi visita por libre al Monasterio de Piedra estuve 9 horas, cuando normalmente se recorre en unas 2 horas, y no me habría venido mal más tiempo.
  6. Ordenar bien las actividades. Por la mañana la gente está más fresca y tiene más energía para hacer actividades que requieran esfuerzo físico que por la tarde, sobre todo después de comer. Por eso lo mejor es planear las actividades duras por la mañana y las visitas más relajadas por la tarde. Si una actividad va a ser muy intensa, está bien pensar en una parada para asearse, ya que no es gustoso pasearse sudado toda la tarde hasta que se llegue al hotel.

    Grupo de bloggers haciendo fotos al proceso de preparación de una tarta

    Bloggers en pleno trabajo

  7. Pensar en el sol. Si por ejemplo la visita estrella del blogtrip es visitar una catedral, pero resulta que a la hora de llegar el sol está justo a contraluz de la fachada, poco se puede hacer para que el monumento salga favorecido. Es importante ver como estará situado el sol en los lugares clave, y ponerlos en el programa para mostrar su mejor parte. Google Earth es de mucha ayuda para esto. Si el atardecer coincide en medio de un desplazamiento, sería genial hacer una pequeña parada en un mirador que quede de camino. Nunca está de más llevarse unas bonitas instantáneas del lugar.
  8. El tiempo nos puede jugar malas pasadas. En zonas donde el tiempo es bastante inestable, hay que tener en cuenta que puede diluviar o caer una tormenta, estropeando parte del blogtrip, ya que hay visitas al aire libre que bajo un diluvio no lucen igual de bien. Es recomendable tener planeadas visitas alternativas, por si un día el tiempo es muy malo y no queda más remedio que visitar solo interiores.
  9. Deja algo de tiempo libre. Los blogtrips normalmente están tan ajustados que no dejan ni una hora para descargar las tarjetas o escribir un post, a no ser que los quites a las horas de sueño. Hay que pensar que los bloggers, a parte de visitar la zona, tienen que realizar un trabajo al terminar el día, descargando el material, anotando las impresiones, revisando el email, manteniendo las redes sociales… todo esto lleva tiempo que normalmente no hay, y se termina quitando a las horas de sueño, por lo que llegar al último día se acaba convirtiendo en una carrera de resistencia. También está bien dejar algo de tiempo para visitar por libre pueblos y ciudades, para que así el blogger conozca mejor y a su forma el lugar.

    Blogtrip Gijongastronomico

    Móviles cargando

  10. Enseña la realidad. En todas las zonas hay cosas que nos gusta enseñar y otras que no tanto, pero ahí están y son también parte del lugar. Intentar esconder la peor cara de los lugares o maquillarlos no creo que sea la mejor forma de dar a conocer una zona, por lo que siempre es mejor ir con la honestidad por delante y mostrar lo que hay. Hasta ahora, puedo decir que esto nunca me pasó, o me di cuenta de ello, pero es un punto a tener en cuenta.

Estos son solo algunos puntos que desde la posición del blogger de viajes creo que hay que tener en cuenta a la hora de organizar un buen blogtrip, ya que es un poco diferente de un viaje de prensa tradicional, y la tecnología juega más malas pasadas de lo esperado. Si necesitas ayuda para organizar un blogtrip, puedes ponerte en contacto conmigo sin ningún compromiso.

¿Se te ocurre algún otro punto a tener en cuenta?

(Los sufridos bloggers de las fotos son Ignacio Izquierdo, Diario de un Mentiroso, El Rincón de Sele y El Guisante Verde Project)