Pocas ciudades hay en las que sea más famosa la catedral que la propia ciudad, pero esto pasa en Santiago. Aún así, es todo un placer visitar Santiago de Compostela en navidad, con menos turistas de lo habitual, y un sol de invierno que rara vez se ve en esta ciudad tan lluviosa.